Disfrutar de las fiestas a pesar de la EII

Los días de encuentros y reuniones familiares entorno a la mesa han llegado. Lo que significa que van a estar llenos de eventos sociales, compras y comidas. Situaciones que pueden llegar a estresar a cualquiera y, a veces, algo más para las personas con enfermedad inflamatoria intestinal.

Os damos algunos consejos para conseguir que estos días no os sobrepasen y podáis disfrutarlos. Y es que, como indica Mabel Pérez, psicóloga de ACCU Madrid: “es recomendable que se tengan en cuenta una serie de sugerencias para que estas fechas no se conviertan en una pesadilla donde se puedan generar conflictos con el entorno más próximo o un sobre esfuerzo por no saber decir que no y sin saber gestionar las emociones que podemos sentir en esos momentos“

Se consciente de tus límites. Debemos escuchar a nuestro cuerpo y lo que nos pide. Si estamos cansados quizás debamos echarnos una siesta en lugar de ir al centro comercial a comprar regalos. Si no nos sentimos muy bien, quizás sea mejor que hagamos una comida ligera o moderada en lugar de darnos el atracón.

Identifica tus emociones. El hacerlo “te va a permitir enfrentar y asumir las experiencias vitales y los cambios que se pueden producir a lo largo de estas fechas tan señaladas que alteran nuestro día a día” nos explica la psicóloga. “No es nada adecuado reprimir las emociones ya que ellas son importantes a la hora de tomar decisiones y expresar necesidades. Nos pueden traer beneficios tales como: comunicar y compartir con los demás opiniones, pensamientos y nuestro derecho a hacer peticiones; nos dan pistas para saber lo que nos agrada y lo que no nos gusta para decidir después como vamos a actuar y nos facilita la adaptación de las nuevas circunstancias” añade.

Prioriza y se realista. Debemos aceptar que quizás no seamos capaces de hacer todo lo que queríamos tal como lo habíamos planeado sin caer exhaustos, algo que no nos viene nada bien. El hacer una lista de tareas y priorizarlas seleccionando solo los puntos que sabemos vamos a ser capaces de llevar a cabo nos puede ayudar. Lo mismo sucede con los eventos sociales. En estos días queremos estar con los amigos y los familiares, pero debemos ser selectivos par a no forzar un ritmo que nuestro cuerpo no puede seguir.

Cuenta con tu gente. Los amigos y la familia pueden ayudarnos con todos los quehaceres que trae consigo la Navidad ¡no es necesario que lo hagamos todo nosotros!

La compra online ¡ese gran invento! Nos evita atascos y las colas para pagar o envolver los regalos, algo que se agradece mucho sobre todo si estamos con un brote de los que nos hace tener el localizador mental de aseos activado.

Mantente hidratado. Bebe gran cantidad de líquidos preferiblemente evitando los que contienen cafeína y las bebidas carbonatadas porque pueden produce gases.  Recuerda que el agua es nuestro mejor aliado y que el alcohol mejor con moderación.

Preparado para cualquier situación. Sí, vivimos en un país donde casi todo se celebra comiendo, especialmente en estas fechas. Son días en los que se encadenan comidas fuera de casa donde nos enfrentarmos a tentaciones que nos sientan muy bien o personajes que preguntan o desaprueban que rechacemos un plato o que solo tomemos una pequeña ración. Comer algo en nuestra casa o llevar al encuentro algo que nos siente bien y que podamos compartir con los demás puede ser buenas opciones. Al fin y al cabo, lo importante es disfrutar de la compañía de aquellos que nos importan.

¡Felices Fiestas!

Tags:
Crohn, Colitis Ulcerosa, Familia, psicologia, Navidad, consejos, fiestas

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2020