Opiniones sobre VI Jornadas de Jóvenes, Valencia 2000

Un grupo de jóvenes pertenecientes a ACCU de toda España, y sus respectivos acompañantes, nos reunimos en las Jornadas de Valencia del 16 al 20 de marzo de 2000.

Ante todo queremos agradecer la colaboración de ACCU Valencia, encargados de la organización de las mismas, así pues, gracias por la amabilidad y el interés que en todo momento habéis mostrado hacia nosotros, gracias a: Jose Ramón, Mª Carmen, Eduardo, Juan, Salvador, Lola, Joaquín y todos los demás…así como al CENTRO LA SALLE de Liria.

La mayor parte de la gente llegamos allí el miércoles 16, día en el que se produjo una breve presentación y descripción de las actividades del día siguiente, jueves. En él hubo, durante la mañana, una visita a un almacén de naranjas, en donde pudimos observar los tratamientos que les daban y los pasos a seguir para su posterior envasado y distribución, tras ello nos dirigimos al Ayuntamiento de Picaña donde tuvimos una recepción con el alcalde, a quien agradecemos su paciencia y alarde de buen humor ante nuestra espontaneidad (sobre todo de algunos…) para romper el protocolo. A las 2:00 del mediodía asistimos a una Mascletá (Restallón en Valenciá), y durante la tarde una amena charla a cargo del Dr. Miguel Bixquert, y de la psicóloga, Gloria Merit, para posteriormente proceder a una presentación formal de lo que se iba a desarrollar durante días siguientes. Esa misma noche presenciamos un Castillo de fuegos artificiales y tras ello estuvimos en una verbena, donde la propia orquesta nos dedicó un pequeño saludo.

El viernes por la mañana nos llevaron a la Albufera, donde pudimos dar un paseo en las típicas lanchas. La experiencia, a mi parecer, fue gratificante para todos los que allí estábamos, sintiéndonos más unidos que nunca (sobre todo por lo estrecho de las barquitas). Más tarde nos dirigimos a la Plaza del Ayuntamiento de Valencia para presenciar de nuevo una Mascletá. Esa tarde dispusimos de tiempo libre, y por la noche tras visitar una de las Fallas premiadas acudimos a la discoteca Bananas.

Aquí creo que sobran las palabras para explicar lo mucho que todos nos divertimos, ¿verdad? Ya que de madrugada fuimos a desayunar y luego nos unimos para disfrutar de una Despertá en vivo, esto ya fue alrededor de las 8:00 de la mañana, pero tras terminar, el baile continuó hasta ya pasadas las 11. Todo eso se lo debemos agradecer a las personas que nos acompañaron durante ese día, así como al CASAL FALLER EL CLOT, muchas gracias a todos.

Después de una larga, pero fantástica noche acudimos ya de sábado por la mañana a ver la proyección de la película de Walt Disney, Fantasía 2000, en la Ciudad de las Ciencias, para luego disfrutar de una típica paella valenciana. Tras haber "recuperado un poco", y haber cenado nos fuimos a presenciar la ofrenda de flores y otro Castillo de fuegos artificiales.

El domingo hubo un grupo de personas que tuvo que irse, el resto nos quedamos para visitar parte de las Fallas durante la mañana, hicimos un largo recorrido por las más importantes, aprovechando así para sacar fotos que luego servirán como recuerdo de estas jornadas, y acudir a la Cremá de las mismas durante la noche. La verdad es que tuvimos mala suerte, porque justo ese día se puso a llover, pero a pesar de la lluvia todos pudimos ver alguna falla quemar, algo que no puedes ver todos los días bien merece ser visto aunque te suponga calarte hasta los huesos.

En conclusión, no creo que nadie pueda tener queja de estos días, nos recibieron de maravilla. Se veía que todos estábamos disfrutando del momento, y no me equivocaría al afirmar que todos estaríamos dispuestos a repetirlas, porque nos llevamos un buen recuerdo de estas jornadas, ya no sólo por el buen rato que nos dieron, sino por la complicidad que hubo entre todo el mundo y los buenos amigos que te llevas de allí.

Muchas gracias a todas aquellas personas que hicieron posibles estas jornadas.

Patricia Ortega Blanco
ACCU Asturias


Para mí, las VI Jornadas de jóvenes que tuvieron lugar en Valencia fueron las segundas. Mi máxima ilusión era reencontrarme con muchos amigos a los que había conocido en A Coruña (y a los que hacía, en algunos casos, un año que no veía) y conocer gente nueva. La llegada al albergue con todas esas caras conocidas y esas caras nuevas fue genial, ya no sólo por el sitio, sino porque se respiraba el mismo ambiente que me había cautivado el año anterior.

Fueron unas jornadas raras, ya que no había entre los organizadores gente joven (aunque los que las organizaron tenían muchas más energías que nosotros en muchos casos). Me gustaría darles las GRACIAS por todo: prepararon las jornadas con poco tiempo (sino lo hubieran hecho, nos habríamos quedado sin ellas), eligieron unas actividades de lo más apetecible y sobre todo, nos dedicaron su tiempo en unas fechas tan importantes para los valencianos: LAS FALLAS. Sí, las jornadas coincidieron con tan espectaculares y ruidosas fiestas.

Yo no había ido nunca a Las Fallas y me quedé sorprendida: petardos, ruido, olor a pólvora a todas las horas... Entre las "actividades" que pudimos disfrutar están: la Mascletá, Castillos de Fuegos Artificiales, la Despertá (consiste en ir a un pueblo a tirar petardos por la mañana para despertar a la gente), en la Quemá de las Fallas... También estuvimos visitando la Albufera de Valencia, aunque estábamos más preocupados de intentar volcar la barca que de observar el paisaje (es que llevábamos un marinero un poco "alérgico" al agua y queríamos ver cual era su reacción, jejeje).

En definitiva, que estuvieron genial, como siempre. Muchas gracias a tod@s l@s que las hicieron posible y a tod@s l@s que estuvieron allí por hacer que me lo pasara muy bien.

Hasta la próxima.

Marián Pampillón Arce
ACCU Madrid


Antes de Valencia era un chico tímido, pero a partir de ahí, soy la persona mas extrovertida que te puedas imaginar.

Llegamos allí muy tarde, por que siempre los gallegos nos hacemos notar, esta vez por llegar los últimos. Bueno, gallegos, vascos, madrileños... de todas partes llegamos en esa caravana, pero el viaje es tema para otro cuento.

Hooooola y hooooola, como siempre recibimiento cariñoso, abrazos, besos y miles de cosas que recordar y contar, seis meses sin vernos se hacen eternos.

Los valencianos están loooooooocos: petardos y explosiones, si es que en menuda nos vamos a meter, llegamos a Valencia en plenas fallas, inolvidable la Mascletá de la plaza del Ayuntamiento, no sentía mi propio corazón por culpa de la vibración de las explosiones, veía temblar los cristales de las casas, mucho ruido, pero a la vez... maravilloso. La calle estaba llenísima de gente, y cada uno se fue buscando la vida como pudo, en grupitos para ver, o mejor dicho, oír tan espectacular barullo.

La Quemá de las fallas fue otro momento cumbre de aquel viaje, yo como gallego estoy acostumbrado a aquello, no al fuego, a la lluvia que caía aquel día, así que ni me inmuté, pero otra gente de ACCU... lo tenía menos claro. Aun recuerdo a 5 personas debajo de la misma cazadora y empapados viendo como se quemaban aquellas maravillas.

Pero estas jornadas en Valencia tuvieron mucho más que lo típico que podemos ver en la tele, por las noches también están las calles puestas, así que las teníamos que aprovechar, las orquestas que estaban distribuidas por la ciudad alegraron aun más nuestros días allí, y la fiesta nocturna se convirtió en algo de agradecer también.

No solo en la calle, pues unas de las noches, nos llevaron a una de esas famosas discotecas de la ruta del bakalao, si mal no recuerdo, el local se llamaba Bananas (que mal rollo), pero creo que Miguel tiene mas historias que contar y más explicaciones que dar acerca de aquella noche, yo aun sigo sin entender por que la gente lleva gafas de sol en una discoteca... quiero creer, que el anonimato trastoca alguna función psicológica, ¿verdad Miguelón?

No todo eran juergas, por supuesto, un componente esencial y muy interesante de estas jornadas, son las charlas médicas, siempre estamos al tanto de novedades en nuestras afecciones gracias a ellas. Charlas interesantes y útiles, aunque he de reconocer, que como hago siempre, esta vez tampoco tome nota de lo que nos contaban. No es por molestar, pero la psicóloga nos dejo a todos un poco.... ¿raros? pero eso sí, divertido, jeje.

La convivencia entre compañeros es otra de las cosas que jamás podemos dejar de lado, por algo les llamamos convivencias ¿?¿?no¿?¿? Estas jornadas a mi me sirvieron para terminar de conocer a gente que ya conocí en otras jornadas, y para hacer nuevas amistades. Largas charlas en las habitaciones por las noches sirven siempre para poner un gran sello a una amistad que ahora es irrompible. Partidillos al baloncesto, a las cartas, todo vale, lo importante es estar juntos.

Podría contar miles de cosas más de unas jornadas así, pero no quiero monopolizar la sección ni hacer algo demasiado largo y pesado de leer, así que solo me falta terminar con un agradecimiento enorme a los organizadores, sin ellos esto no sería posible. ¡Muchas gracias! También a mis compañeros, los jóvenes de ACCU, y los no tan jóvenes, ¿verdad Manolo? Por que si los organizadores dan cuerpo a unas jornadas, son los asistentes los que les dan alma. Así que no llega con decir que lo pase bien allí, no tengo palabras para expresarlo, y siempre me pasa lo mismo después de unas nuevas jornadas. ¡Gracias a todos!

Francisco Miguel Díaz Rincón
ACCU Coruña

Tags:
grupo de jóvenes

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Webmaster | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2018