Crohn, colitis ulcerosa y pareja

 

A veces vemos a la enfermedad de Crohn y a la colitis ulcerosa como un obstáculo para tener una buena relación de pareja. Jesús Muñoz De Ana, psicólogo en ACCU Guipuzkoa, nos habla de esta cuestión.

EII y pareja: un nuevo reto para los dos.

El diagnóstico de una enfermedad inflamatoria intestinal viene acompañado de cambios  que van a afectar en mayor o menor medida tanto a la persona diagnosticada como a su pareja.  Ambos han de tratar de integrar esta nueva situación en su vida, siendo necesarios entre otras cosas un reajuste y reasignación de roles y tareas, que lleven a transitar el proceso de adaptación a la enfermedad de la mejor manera posible.

 ¿Qué acciones pueden ayudar a que juntos superen con diferentes grados de éxito dichas situaciones? Veamos 3 elementos fundamentales:

1. Reevaluar nuestro rol en la pareja:

Quizás en algún momento has escuchado o te has dicho a ti mismo frases como:

  • “Yo siempre te he cuidado”, “y ahora ¿Quién me cuida a mí?”
  • “Tú siempre te has encargado de todo, no sé cómo hacer esto. Me da miedo”
  • “Uff, no entiendo nada, con lo bien que estábamos y ahora esto. No sé cómo podremos hacerlo”
  • “Y mis/nuestros planes de futuro” “Si lo teníamos todo pensado”

Puede ser necesario cambiar el rol que desempeñamos en la pareja, este proceso nos invita a sentarnos, hablar y reflexionas sobre cuestiones como:

¿Soy capaz de compartir contigo lo que me preocupa?

¿Podemos tomar decisiones de manera eficaz? ¿Quién puede encargarse de…?

¿Cómo es el apoyo que te doy? ¿Soy capaz realmente de ofrecerte el apoyo que necesitas?

¿Qué necesito en estos momentos?

No quiero hablar sobre esto. ¿Qué hace que no pueda hablarlo?

Estas reflexiones nos pueden ayudar a dar forma a nuestra manera de comunicarnos, de relacionarnos y vivir esta situación. Conocer nuestras fortalezas como individuos y como pareja. Y poner equilibrio en nuestras debilidades.

2. Examinar nuestro patrón de afrontamiento:

Ante las diferentes situaciones que viviremos como pareja desde el diagnóstico de la enfermedad y las que seguirán, es importante que podamos examinar si la forma de afrontamiento de cada uno es funcional (útil, facilitadora,…) o por el contrario disfuncional (nos obstaculiza, nos frustra, nos enlentece…). Pararnos, observar y darnos cuenta en diferentes momentos, de cuál es el estilo de afrontamiento que nos caracteriza ante las diferentes circunstancias y situaciones que vivimos. 

Podemos identificar 4 patrones de afrontamiento personales que podemos aplicar como pareja:

 

 

 

 

 

FUNCIONAL:

 

Directo/orientado a la acción: la persona hace esfuerzos realistas en el manejo de la enfermedad.

Por ejemplo cómo pareja podemos decidir cómo vamos a organizarnos en un posible ingreso hospitalario.

 

 

Consciente/normalizador: la persona reconoce la situación como real y trata de continuar viviendo de la manera más normal posible.

Por ejemplo como pareja podemos hablar del próximo viaje que vamos a hacer y tener en cuenta lo necesario para cuidarse con respecto a la enfermedad.

 

 

 

 

 

 

DISFUNCIONAL:

 

Negación/ supresión: la persona niega que haya enfermedad

 

 

Escapista: la persona trata de escapar de la enfermedad.

Por ejemplo con el exceso de trabajo

 

 

 

     

Adaptado de Nathan (1990)

3. Explorar nuestros estilos de comunicación:

Durante el proceso de la enfermedad podemos tener la necesidad de compartir lo que sentimos, cómo vivimos lo que está pasando, o situaciones nuevas que se dan y que no tienen que ver con la enfermedad pero que producen cambios significativos en nuestra vida (por ejemplo: la pérdida de un empleo).

Para ello, una parte del trabajo consiste en identificar qué barreras dificultan la comunicación entre ambos:

BARRERA

EJEMPLOS DE FRASES

Dificultad para saber escuchar:

“Eso que dices no tiene sentido, yo te veo bien”

Faltarle al respeto:

“Tú tienes mucho cuento”

Poner etiquetas a mi pareja: 

“Eres muy negativo, como siempre”

Alto grado de tensión, enfado, ansiedad:

“¡No aguanto más!, ¡Salimos y punto!”

Haber tenido experiencias pasadas que ha resultado dolorosas en cuanto a intentos de comunicación:

“Mejor si no le digo lo que me pasa, me va a salir con que está peor que yo”

Miedo a mostrarme, a exponerse:

“¿Y si le cuento?, va a ser peor”

El pensamiento predominante es que el esfuerzo de comunicarme no va a servir de nada

“Lo he intentado tantas veces, pero no entiende que estoy cansada,  no puedo dar el paseo”

Alto grado de dificultad para identificar lo que pienso, siento, deseo…

“No sé qué decirte, no sé lo que me pasa”

 

¿Qué puedo sentir al encontrarme con estas barreras? Pueden sentir frustración, rechazo, miedo…

Una vez se facilita el poder resolver las barreras, la siguiente parte del trabajo es poder tener espacios de comunicación para poder expresar nuestros sentimientos, miedos, preocupaciones y vivencias.

Podemos ver que en los diferentes momentos de la enfermedad actuamos de manera individual y conjunta con estilos, patrones y roles que es importante poder revisar. Démonos un espacio a nivel personal y entre los dos, que nos permita hacer los cambios necesarios para ajustarnos a la nueva realidad que viene de la mano de la enfermedad. Surgen nuevas necesidades y retos que superar. La invitación es a hacerlo juntos, para poder desechar lo que nos perjudica, anula, o daña. Y sobre todo potenciar lo que funciona, lo que nos nutre, y nos lleva a sentir comprensión y respeto por quien nos acompaña en este camino.

Bibliografía:

NATHAN, L (1990). “Coping with uncertinty: Family member´s adaptations during Cancer remission”. En E. CLARK, J FRITZ Y P. REACKER (Eds.), Clinical perspectives on illness and loss; The linkage of theory and practice (pp. 219-233). Nueva york: Charles Press.

Autor: Jesús Muñoz de Ana. Psicólogo colaborador de ACCU Guipuzkoa.

Texto publicado originalmente en la revista Crónica #115 de octubre del 2018 disponible en el Área de socios.

Tags:
Crohn, Colitis Ulcerosa, psicologia, pareja, afrontamiento, relaciones, enfermedad

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2020