La relajación y el ejercicio físico en EII

La enfermedad inflamatoria intestinal afecta a cada paciente de una manera diferente. Existen una gran variedad de síntomas y grados de afectación. Mientras algunas personas, cuando llegan a la remisión, pueden mantenerse bien durante un periodo de tiempo largo de incluso años, otras tienen brotes continuamente. No obstante, el vivir con una enfermedad crónica como el crohn o la colitis ulcerosa puede afectarnos física y mentalmente.

El estrés, el descanso y la relajación

El estrés forma parte de la vida y ninguno de nosotros nos vamos a librar de pasar por una situación que nos altere. La vida está llena de acontecimientos que pueden aumentar nuestros niveles de estrés, como casarse o divorciarse, problemas laborales o mudanzas. Y es que a pesar de que cierta cantidad de estrés puede ser estimulante, demasiado puede afectar a nuestro bienestar.

Aunque el estrés no es una causa de la EII, demasiado no es bueno, especialmente para las personas que conviven con una enfermedad crónica.

El primer paso para afrontar el estrés es ser consciente de cuál es la causa que lo genera. Muchas situaciones que nos resultan estresantes se pueden evitar y si no es así podemos planificar lo que vamos a hacer para abordarlas.

Algunas ideas para reducir el estrés pueden ser:

  • Ser realistas sobre lo que podemos conseguir. Sin asumir responsabilidades que nos resulten excesivas  y sin sentirnos culpables cuando tengamos que decir “no”
  • Dedicar cada día tiempo a actividades que nos gusten y que nos relajen. Se pueden probar ejercicios de respiración profunda y relajación muscular, la aromaterapia, la reflexología o el yoga. O simplemente podemos escuchar tranquilamente la música que nos gusta o sentarnos a leer, que también son actividades muy relajantes.  
  • Tomate tiempo para cada comida. Come sentado, con calma, dedicando al menos media hora a cada comida.
  • Vete de vacaciones siempre que puedas.  Unas minivacaciones cambiando de entorno y de paisajes durante un puente o un fin de semana largo pueden sentarte muy bien.
  • Trata de hablar sobre la enfermedad con alguien de tu confianza y comparte el cómo te sientes. El escribir tus sentimientos en un diario o un blog y el visitar foros y grupos de pacientes en internet también pueden ayudarte.
  • Haz ejercicio con regularidad. De eso hablamos a continuación.

Si sientes que el estrés y la ansiedad te superan, háblalo con tu especialista o el personal de enfermería. Cuando se llega a ese punto el apoyo de los psicólogos es fundamental.

La importancia de hacer ejercicio

Quizás lo último que te apetece ahora es moverte. Quizás te sientas muy cansado. Quizás estás preocupado por  si empeora tu EII o tienes un “accidente”.

Si bien el descanso adecuado es esencial, la inactividad por un periodo de tiempo largo puede ocasionar problemas como la debilidad muscular o rigidez en las articulaciones. También genera dificultad para concentrarse y reduce la motivación.

El hacer ejercicio con regularidad mejorará tu salud en general y puede ayudarte a reducir los niveles de fatiga habituales en EII.

La actividad física también favorece el fortalecimiento de los huesos, algo especialmente importante cuando se tiene crohn o colitis ulcerosa ya que la probabilidad que se tiene de sufrir osteoporosis es mayor.

Además de mantener tu cuerpo en forma y prevenir otros problemas de salud, el practicar ejercicio de habitualmente puede ayudarte a nivel psicológico. Se sabe que con el ejercicio se liberan endorfinas, conocidas como la hormona de la felicidad, unas sustancias que producimos de forma natural y que provocan una sensación de bienestar y atenúan el dolor.

Si eres de los que no practican ejercicio con regularidad y con solo pensarlo te agotas, puedes probar a empezar poco a poco saliendo a caminar. Se comienza con un pequeño paseo varias veces por semana y se va aumentando gradualmente la distancia del recorrido. Porque algo tan sencillo y fácil como salir de casa y respirar aire fresco puede hacer que te sientas mejor. Si te preocupa  que puedas necesitar ir al baño con urgencia, planifica previamente tu recorrido y saldrás de casa con más seguridad (las aplicaciones de Lo necesito Ya y No puedo esperar son muy útiles para ello)

Antes de subir el nivel y empezar a practicar ejercicio o deporte intenso es aconsejable hablarlo con tu especialista de digestivo y el personal de enfermería.

Fuente: Crohn & Colitis Uk

Tags:
Crohn, Colitis Ulcerosa, Enfermedad Inflamatoria Intestinal, Relajación, ejercicio, psicólogo, deporte

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Webmaster | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2017