Osteoporosis y osteopenia en EII

Las alteraciones de la densidad mineral ósea constituyen una complicación frecuente en las personas con enfermedad de crohn y colitis ulcerosa ya que nos afectan diferentes factores de riesgo, como el uso de corticoides y la propia inflamación, que se suman a los de la población general.

¿Qué son la osteoporosis y la osteopenia?

Los huesos son tejidos vivos formados en su mayor parte por colágeno, una proteína que les aporta una fina estructura, y fosfato cálcico, un mineral que endurece esa estructura. Nuestros huesos están contantemente reparándose a si mismos. A lo largo de toda nuestra vida unas células especiales rompen y hacen desaparecer el hueso viejo (resorción ósea) y otras células se encargan de construir hueso nuevo (formación de hueso).

La osteoporosis es la más común de las alteraciones de pérdida de densidad ósea. La mayoría de nuestros huesos tienen un exterior duro con una estructura en forma de panal. En la osteoporosis (que significa “huesos porosos”) los pilares que forman que la estructura interna de los huesos se hacen más finos, y por lo tanto más frágiles y con mayor probabilidad de rotura. Es decir, se altera la resistencia de los huesos y hay más probabilidad de sufrir fracturas.

La osteopenia es el termino con el que se suele describir una pérdida de hueso modera que no es lo suficientemente severa como para considerarla osteoporosis.

Cómo se diagnostican las alteraciones de la densidad ósea

El diagnóstico se realiza con la práctica de una densitometría (DEXA), una prueba que utiliza una mínima cantidad de rayos X proyectados sobre la cadera o las vértebras. Es una prueba sencilla e indolora que dura unos 20 minutos con la que se consigue una imagen en la que se detecta la cantidad del calcio del hueso para compararla con valores normales.

Es muy posible que se ofrezca realizar una densitometría a las personas que además de tener una enfermedad inflamatoria intestinal están incluidas por otras razones en los grupos de riesgo: pacientes que han tomado esteroides, mujeres en la postmenopausia o con una menopausia temprana, por ejemplo. De hecho, la recomendación para la población general es que a las mujeres de más de 50 años y a los hombres de más de 55 con un factor de riesgo se les realice una densitometría.

Los tratamientos

No existen tratamientos específicos para pacientes con EII. Las recomendaciones de tratamiento dependerán de los resultados de la densitometría , del perfil del paciente y de los otros factores de riesgo, como la toma de esteroides o haber sufrido fracturas y será el especialista en reumatología quién tome de la decisión. Como siempre, hay que tener en cuenta que para que un tratamiento sea eficaz éste debemos seguirlo según la pauta que nos ha indicado el especilista.

Calcio y vitamina D

Es fundamental asegurarse de que se está tomando las cantidades suficientes de calcio y de vitamina D. Por ello, es importante llevar una dieta equilibrada que aporte el calcio que necesitamos y  una correcta exposición a la luz solar para sintetizar la vitamina D. Aun así, Los suplementos pueden ser recomendables y se prescriben a las personas en las que tienen niveles bajo o que se están sometidos a tratamientos de corticoides. Si tienes dificultades adsorbiendo nutrientes, lo que a veces sucede cuando se tiene crohn, puede que se te prescriba una dosis más alta de suplemento de vitamina D. Las investigaciones sugieren que las personas con EII que tienen niveles bajos de vitamina D son más propensas a ser hospitalizadas o a pasar por quirófano debido a la EII en comparación con los que tienen unos altos niveles de vitamina D. De todas formas, no está claro que los niveles bajos de vitamina D sean la consecuencia de tener una EII más severa.

Bifosfonatos

Entre ellos están el ácido alendrónico, el ácido risedrónico y el ácido ibandrónico. Los bifosfonatos se encuentran dentro de la primera línea de tratamiento de la osteoporosis, son los más utilizados y de los que se disponen mayor experiencia de uso. Funcionan ralentizando las células que rompen el hueso y permiten que las células que se encargan de fabricar hueso trabajen de una manera más efectiva. Los estudios muestran que los bifosfonatos son efectivos y bien tolerados en las personas con EII y que pueden ser usados para prevenir y tratar la perdida de densidad ósea relacionada con la toma de esteroides.

Otros tratamientos

Pueden ser el tratamiento hormonal, el raloxifeno, la teriparatida o la calcitonina.

Cómo prevenir la pérdida de densidad ósea

Es mucho mejor prevenir la pérdida de densidad ósea que tratarla. Estas son algunas sugerencias que podemos tener en cuenta las personas con EII:

  • Realizar una actividad física  regularmente y en la medida de nuestras posibilidades. Bailar, correr, andar rápido,… existen muchas actividades que con las que podemos movernos y disfrutar al mismo tiempo que cuidamos la salud de nuestros huesos.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Asegurarse de que tener una dieta con el aporte adecuado de calcio y vitamina D. No es recomendable excluir los lácteos de la dieta, son los alimentos que más calcio nos pueden proporcionar  y no existe evidencias para su restricción en la EII. Los pacientes que sean intolerantes a la lactosa pueden tomar otros derivados de la leche como el yogur o el queso. Es importante recordar que los requerimientos de calcio son de 1.000-1.500 mg/día. La cantidad diaria de vitamina D recomendada está entre 400 y 800 UI. Si tu dieta no cubre las necesidades de estos nutrientes, quizás porque evitas ciertos grupos de alimentos, lo adecuado es que lo hables con tu especialista para valorar la prescripción de suplementos.
  • Si los esteroides son uno de los tratamientos de tu EII, consulta con el equipo médico cómo prevenir la perdida de densidad  de los huesos ya que estos fármacos se asocian a la disminución de masa ósea. Para evitar ese efecto sobre los huesos se recomienda asociar al tratamiento suplementos de calcio y vitamina D

Fuente: Crohn & Colitis UK

Para más información también puedes consultar la web de SER

Tags:
Crohn, Colitis Ulcerosa, Enfermedad Inflamatoria Intestinal, osteopenia, osteoporosis, corticoides, esteroides, calcio, vitamina D, Densidad ósea

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Webmaster | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2017