Problemas de abastecimiento y distribución de fármacos

Parte de las 300.000 personas con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa se encuentran desde marzo con dificultades para conseguir los medicamentos que sus especialistas les prescriben.

Parte de las 300.000 personas con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa se encuentran desde marzo con dificultades para conseguir los medicamentos que sus especialistas les prescriben. Unos fármacos que, independientemente de cada caso, persiguen siempre la misma funcionalidad: controlar la enfermedad, minimizar los síntomas y/o evitar las recaídas, también llamadas brotes.

La realidad que se está viviendo es la de encontrar dificultades para comprar, por ejemplo, azatioprina, un principio activo con efecto inmunosupresor «sin alternativa real» en el mercado. Aunque no es el único producto desabastecido, porque también hay problemas para encontrar fármacos con budesónida , un esteroide que se emplea en el tratamiento del crohn, la colitis colágena y la hepatitis autoinmune, especialmente en formato de espuma rectal. La triamcinolona diacetato, que se usa en colitis ulcerosa, es otro de los principios activos que escasean en las farmacias. Sin embargo, a pesar de esto, en el centro de información online de medicamentos de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, «CIMA», no se ofrece información sobre estas incidencias sino todo lo contrario. Incluso se afirma que los fármacos se están comercializando con normalidad, un hecho que contrasta con la realidad que viven pacientes y especialistas desde hace meses.

“El desabastecimiento que estamos observando solo conlleva que nuestra salud empeore,  más allá de que también el propio Sistema de Salud se resienta porque no debemos olvidar que una enfermedad activa significa un mayor coste a través del aumento de las visitas a urgencias, del consumo de los recursos de los hospitales, de ingresos, cambios a tratamientos más caro, e, incluso, de cirugías no programadas” afirma Julio Roldán, presidente de la Confederación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España, ACCU España.

A esta situación habría que sumar la de otros medicamentos que han dejado de estar subvencionados y cuyo coste ahora asumen los pacientes al 100%. “La población de pacientes crónicos estamos perdiendo al mismo tiempo la salud y nuestro poder adquisitivo” subraya Julio Roldán.

Es complicado conocer la cantidad de personas afectadas aunque un 44,7% de pacientes de crohn y colitis ulcerosa tienen como tratamiento un inmunosupresor; un 31,7% trata su enfermedad inflamatoria intestinal con corticoides y un 54,9% con aminosalicilatos.

Conversaciones con el Ministerio de Sanidad

El pasado 7 de junio, ACCU España en reunión con Patricia Lacruz, directora general de Farmacia del Ministerio de Sanidad, planteó esta problemática  y dialogó sobre las posibles soluciones. Y entre ellas las contempladas por el Plan de Garantías de abastecimiento de medicamentos 2019-2020, aprobado el pasado mayo. No obstante, “también es cierto que pensamos que con este Plan se asume que los problemas de desabastecimiento seguirán ocurriendo y que lo que hay que hacer es intentar minimizarlos. Una solución que los pacientes no podemos dar por válida si los medicamentos que faltan no tienen alternativa real”comenta Roldán. “Vivir buscando un  fármaco llamando a 40 farmacias no se lo deseamos a nadie, lo mismo que tener que ver como la histeria se propaga a través de las redes sociales y el intercambio de medicamentos entre particulares florece en los grupos de whatsapp” añade.

Desde ACCU España se entiende que la realidad empeorará después de conocer el borrador del 'Plan de Acción para fomentar la utilización de los medicamentos reguladores del mercado en el Sistema Nacional de Salud: medicamentos biosimilares y medicamentos genéricos'. La posición de ACCU España al respecto es clara: “contribuirá a que los desabastecimientos y la no disponibilidad de los fármacos continúen, más allá del agravamiento de generar una mayor confusión si cabe al introducir en la ecuación a los medicamentos biosimilares. Algo que es un sinsentido después de haberse confirmado que consiguen peores resultados  atribuidos al efecto nocebo generado por prácticas impositivas, es decir, es un efecto que se puede evitar con información y respetando los tiempos de las y los pacientes”. Y Julio Roldán concluye “una vez, la gente más vulnerable paga los platos rotos poniendo en riesgo su salud”.

Referencias

  • Revisión de las principales indicaciones, así como aspectos prácticos de seguridad, eficacia y modo de empleo  DOI: 10.1016/j.gastrohep.2017.11.007
  • The Biosimilar Nocebo Effect? A Systematic Review of Double-Blinded Versus Open-Label Studieshttps://doi.org/10.18553/jmcp.2018.24.10.952
  • Estudio Enfermedad Inflamatoria Intestinal: situación actual y retos asistenciales de E&Y

#NecesitoMiTratamiento  Si no encuentras tu tratamiento en las farmacias puedes avisarnos a través de este formulario https://forms.gle/6Ego5C7i9nJ87cMc7

Tags:
budesonida, desabastecimiento, Azatioprina, abastecimiento, espuma rectal, triamcinolona diacetato, corticoide

Última actualización

Aviso legal | Política de cookies | Contacto | Todos los derechos reservados © ACCU España 2019